Dieta saludable en la tercera edad

Una dieta saludable es esencial y recomendable para todo el mundo, pero aún más para las personas de tercera edad, cuyas necesidades dietéticas cambian y, por tanto, una dieta sana se vuelve obligatoria.

Cuando se pasan los 60 años, se han de cambiar hábitos, ingerir menos calorías y consumir más ciertos alimentos porque la capacidad de absorción a nivel intestinal disminuye, aumenta el consumo de medicamentos, se dificulta la masticación, se reduce la actividad física, se pierde el olfato y el gusto, aparecen problemas de salud  como hipertensión o diabetes, muy relacionados con la alimentación.

La máxima de la alimentación en la tercera edad es que la comida sea fácil de masticar y digerir. Por ello debemos presentar menús ligeros, si hace falta en forma de purés, y bajos en grasas, potenciando el consumo de fibra y alimentos integrales. También es importante el consumo de líquidos entre comidas (agua, infusiones, zumos naturales). A media mañana y la merienda, la mejor opción es tomar fruta o un yogur poco azucarado.

Dicho esto, los nutrientes que garantizan una dieta energética y saludable son: vitamina D, zinc, vitamina B12, calcio y potasio. Por otro lado, se han de reducir al máximo el azúcar, la sal y grasas, así como evitar procesados y frituras, bebidas alcohólicas y refrescos.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies